(Digitalis purpurea: Planta usada anteriormente como hierba medicinal, precursora de la Digoxina; fármaco usado para tratar padecimientos cardíacos.)

Sin duda alguna, la Medicina Natural o Fitoterapia (Medicina Alternativa o Complementaria que incluye fundamentalmente el tratamiento farmacológico con hierbas, extractos de plantas y otros compuestos afines para tratar las enfermedades) ha ido cobrando gran importancia, especialmente en la opinión popular y en el botiquín de muchos pacientes.  ¿Quiénes no se han sentido atraídos por un producto promocionado como una cura natural para alguna enfermedad?  Todos hemos visto e incluso adquirido estos productos, ya sea en vistosas vitrinas de locales comerciales especializados en el rubro o desde un puesto instalado en una feria cercana al hogar.

La duda que nace lógica y racionalmente ante esto es: ¿realmente estas hierbas nos pueden sanar o ayudar a recuperar nuestra salud si sufrimos alguna enfermedad? ¿Qué sabemos de las hierbas medicinales que sugieren tratar o curar el Cáncer de Próstata?  A continuación intentaremos dar respuesta a estas y a otras preguntas.

Orígenes y Efectividad

Desde el Siglo XVIII se conocen los efectos terapéuticos de la Digitalis purpurea en la medicina, especialmente en el campo de la Cardiología; esta hierba determinó finalmente, años después, la aparición de la Digoxina, importante droga en el tratamiento de algunos padecimientos cardíacos.  Sin embargo, no obstante los efectos benéficos de la hierba que dio origen a la preparación estandarizada de la droga, al comienzo ésta formaba parte de una receta que incluía decenas de otros ingredientes de los cuales poco se sabía y antes de convertirse en una sola droga pasó por formar parte de varias preparaciones no estandarizadas, las cuales podían tener o no tener el efecto terapéutico buscado, ser insuficientes, alcanzar dosis tóxicas letales y en definitiva no tener ninguna garantía de seguridad para quienes adquiriesen los fármacos que contenían esta hierba.

A lo largo de la historia del medicamento en cuestión, cientos de investigadores tuvieron que preguntarse: ¿Qué compuestos específicamente son los que tienen su efecto benéfico?, ¿Cuál es la manera correcta de sembrar, cultivar, recolectar y preparar la “hierba medicinal”?, ¿Qué partes de la hierba son las que deben ser utilizadas en el proceso de preparación de la “medicina”?, ¿Cómo estandarizamos el proceso para que todas las preparaciones sean idénticas?, ¿Cómo medimos el efecto terapéutico?, ¿Cómo diseñamos pruebas y experimentos para saber qué dosis debemos usar, cómo evitar la toxicidad y conocer los efectos adversos?, ¿Cómo podemos asegurar que su uso será seguro en personas? y muchas otras preguntas.

Lo anterior ejemplifica bastante bien la situación actual de muchas hierbas promocionadas, para bien o para mal, con fines medicinales.  Lo cierto es que son muy pocas las hierbas de las que se tienen las respuestas a las preguntas mencionadas más arriba.  Además, hoy en día, lo mejor para probar la efectividad de alguna nueva droga (o “hierba medicinal”) son los Ensayos Clínicos Controlados donde se prueba la efectividad de la droga en comparación con la de un placebo (medicamento comprobadamente sin ninguna efectividad) o en comparación con una droga de efectividad comprobada para saber cuál es superior en su efecto; evidentemente estos estudios tienen que estar bien diseñados para evitar cualquier error o sesgo que altere los resultados.

(Hierba de San Juan.  Esta hierba medicinal tiene un efecto antidepresivo comprobado mediante ensayos clínicos controlados; no obstante, tiene importantes interacciones con medicamentos tradicionales lo que requiere de cuidado y control médico apropiado en caso de tratamiento concomitante de otras enfermedades.)

Un ejemplo de una hierba medicinal que tiene un efecto comprobado para tratar la depresión leve a moderada es la Hierba de San Juan.  Sin embargo, las preparaciones usadas en los estudios analizados tenían una concentración similar de hipericina e hiperforina (compuestos que tienen el efecto antidepresivo) y su preparación era estandarizada; algo difícil de establecer con seguridad en nuestro país actualmente.  Además esta droga tiene importantes interacciones con otros medicamentos y drogas tradicionales, lo que pone relevancia en el apropiado manejo médico de su administración.

Hierbas Medicinales y Cáncer de Próstata

Muchas hierbas “medicinales” se promocionan como tratamiento o cura para el Cáncer de Próstata.  Dejando de lado la legalidad de esto, esas afirmaciones no tienen ninguna validez y no hay nada que avale el uso de estas hierbas.  Es más, en muchas de estas preparaciones, sobre todo las que se venden libremente y sin ninguna regulación, provenientes de otros países de Latinoamérica, ni siquiera hay información acerca de las hierbas que conforman la preparación o acerca de sus componentes.  Cabe destacar también que además de no existir un procedimiento estandarizado en el proceso de producción y embalaje de estas preparaciones, existe un alto riesgo de contaminación con sustancias tóxicas o microorganismos dañinos; hay casos documentados de intoxicaciones con resultados de enfermedad o muerte como consecuencia del consumo de productos medicinales naturales de dudosa procedencia.

También vale la pena mencionar que muchas preparaciones incluyen, de manera irregular e inescrupulosa, medicamentos o compuesto tradicionales que podrían tener los efectos buscados por el comprador aunque no exentos de efectos adversos sumamente importantes (diuréticos en preparaciones que dicen mejorar las dolencias prostáticas, hormonas tiroideas que causan grandes complicaciones en preparaciones para bajar “naturalmente” de peso y muchos otros y lamentables ejemplos).

En el caso del comercio regulado, dentro del marco de lo legal (con resolución del SESMA y vendidos en establecimientos con permiso para tales fines), es mucho menos probable adquirir hierbas medicinales que sean promocionadas como tratamiento o cura para el Cáncer de Próstata; más probable es que sean promocionadas como potenciadores de la salud, de la masculinidad o con fines de prevención.  Usualmente, aunque no siempre, estas preparaciones son más confiables en términos de su proceso de elaboración y de los compuestos que las forman, pero también carecen de evidencia que avale su uso como tratamiento de condiciones específicas como lo es el Cáncer de Próstata.

Existen algunos compuestos naturales, presentes en ciertas hierbas medicinales, que están siendo activamente estudiados.  Tal es el caso de, por ejemplo, la Wedela chinensis; esta hierba ha demostrado disminuir la inflamación y abolir ciertas reacciones que ocurren a nivel celular y que favorecen la propagación y el crecimiento del Cáncer de Próstata.  Estos estudios se han realizado en ratas en las que se implantan cánceres de próstata en la piel y otros tejidos.  No obstante, esta hierba, la Wedela chinensis, no está siendo usada en personas y queda mucho por investigar antes de que se desarrolle un medicamento o sea usada la hierba misma en personas.  No hay estudios serios que avalen el uso de medicamentos naturales para tratar o curar el Cáncer de Próstata.

Conclusión

En definitiva, no es aconsejable el tratamiento del Cáncer de Próstata con Medicina Natural o Fitoterapia, pues no existe ninguna evidencia que respalde esto, no hay pacientes que se curen con esto (quizás solapan u ocultan síntomas por un tiempo, pero no curan la enfermedad).

Cabe destacar que las únicas terapias que han demostrado ampliamente su efectividad para curar el Cáncer de Próstata son la Cirugía Radical de Próstata (Prostatectomía Radical), la Radioterapia externa, la Radioterapia interna (Braquiterapia) y la Terapia Hormonal como tratamiento adyuvante o paliativo.

Con la salud no debemos jugar, es un tema serio que nos puede costar incluso la vida.

Siempre busque información fidedigna (de fuentes confiables, oficiales y responsables), no confíe en lo primero que lee (hay demasiada información completamente errónea en medios escritos y también en medios electrónicos) y siempre busque el consejo de un profesional experto en el área.  Recuerde: es su salud y su vida.

Saludos a nuestros lectores,

Corporación Chilena contra el Cáncer de Próstata
Compartir Vía:

Comentarios

hay 3 comentarios para esta publicación

  1. Jorge Granifo Moya el Octubre 4, 2011 5:38 pm

    Respetada Institución. Vivo en Santiago, Chile. Deseo y necesito conocer de vuestra dirección.
    Atentamente.

  2. ALBERTO PIZARRO G. el Abril 18, 2012 6:42 pm

    ME PUEDEN DAR SU DIREECION, NECESITO URGENTE COMUNICARME CON USTEDES.

    GRACIAS

  3. daniela el Octubre 21, 2012 7:30 pm

    tengo un pariente con cancer a la prostata me gustaria saber su direccion y precios

Escríbanos un comentario

Cuéntenos qué es lo que piensa.